Las 10 rupturas más engorrosas del rock: Puesto 4º – The Police

Un grupo musical puede ser como una relación amorosa: la gente se conoce, empiezan a ver fuegos artificiales y, con un poco de suerte, ocurre la magia.

El problema es que algunas relaciones terminan temprano, otras son más estables pero existen aquellas en las que el amor dejó su marca y la ruptura es pura explosión de emociones. Los invitamos a recorrer los grupos que rompieron ataduras de la peor manera posible.

Hoy, puesto 4º – The Police

The Police fue formada en el año 1977 por el percusionista Stewart Copeland, junto con el maestro de escuela Gordon “Sting” Summer y el guitarrista Andy Summers. En el módico tiempo de un año ya eran la nueva promesa del rock, pero las tensiones comenzaron a amontonarse cuando Sting comenzó, gradualmente, a tomar control de la agrupación. Los demás miembros comenzaron a sentirse como empleados y allí comenzaron las rabiosas peleas. Mientras tanto, la banda seguía sumando éxito por doquier.

En One Train Later, las memorias de Summers publicadas en 2006, el músico rememora una pelea que tomó lugar mientras la banda grababa su LP de 1981 Ghost in the Machine. “Sting se puso como loco conmigo”, recuerda, “Me insultaba de arriba abajo, dejando a todos en la habitación pasmados.” .

Message in a Bottle

 

En una entrevista con Rolling Stone del año 2007, Sting realizó un resumen de los problemas del grupo. “No teníamos mucho en común”, dijo. “Pertenecíamos a diferentes generaciones. Permanecíamos juntos por una cuestión de conveniencia.”, fueron sus palabras. También aclaró que parte del problema era generado por el siguiente “triángulo amoroso”: Andy escribía una canción (que por lo general no eran buenas), Stewart se frustraba porque no quería desanimar a Andy (“siempre es difícil decirle a un compañero que lo que escribió no es bueno”, reflexionó Sting) y, por lo usual era Sting quien se cargaba la mochila al hombro y le decía a Andy la realidad, que su canción era mala y que no la tocarían.

Every Breath You Take 

 

En el año 1984, después de un largo tour en ocasión del lanzamiento del álbum Synchronicity, Sting decidió cortar por lo sano y hacerse a un lado de la banda. “Nunca fue mi intención imponer ninguna especie de castigo por sobre Stewart y Andy, sólo seguí mis instintos.”, aclaró Sting. Lo más conclusivo de toda esta historia es que, en definitiva, instinto o no, las cosas siguieron mejorando para Sting.

Compartir en Google Plus

Acerca de Natán Gasparotti

Ha estudiado Lic. en Cs. de la Comunicación en la UCSF. Fotógrafo, escritor y corrector; cuyos gustos diversos, curiosidad y sed de conocimiento lo han llevado a desempeñarse como escritor para redes de blog sobre temas de interés.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios